quarta-feira, 11 de maio de 2016

José Luis Gonçalves, un torero roto y olvidado / por Paco Cañamero





"...han transcurrido treinta y cuatro meses desde que un accidente truncó su vida y la información sobre él llega con cuentagotas. Pero ninguna oculta la realidad del drama que asola al entorno de este torero que se hizo matador en la feria de Badajoz de 1994 de manos de Juan Mora con Finito de testigo..."


El torero portugués -de nacencia angoleña- José Luis Gonçalves lleva casi tres años en estado vegetal.

Paco Cañamero


Debutó en Las Ventas un torero que lanceaba a la verónica con hondura rondeña, ceñia chicuelinas con parsimonia sevillana, adornaba sus faenas con pinturería trianera, ¡y es de Angola! Torero angoleño de color. Un color más próximo a Cagancho que a Morenito de Maracay, o mejor sería decir que a Angel Santa Cruz -aquel va liente torero negro portugués-, pues esta es más adecuada referencia, por razones de origen y de raza. Quizá fuera su pelo azabache bien repeinado con gomina y tiralíneas, quizá el sentimiento que ponía al ejecutar las suertes, lo que hacía recordar al gitano Cagancho y su moreno de verde luna. Y puede que sea una compara ción sacrílega para la mística de la fiesta, pero uno vio así al debutante José Luis Gonçalves, natural de Luanda según datos que facilitan sus biógrafos, cuando se centraba con los novillos y les hacía el toreo profundo



Hoy, ante la dureza de su situación hay que echar una mano a este simpático y querido torero portugués, bien sea tratando de organizar un festival o de un reconocimiento. De hacer algo para los suyos tengan más medios para cuidarlo. Y esa medida hay que motivarla por parte de esa familia taurina que siempre ha sido tan solidaria con el caído. Por esa razón ahora toca ayudar a José Luis Gonçalves, roto en un hospital de Cascais y en las antípodas de aquellos días que nos enamoró su toreo.

Sem comentários:

Enviar um comentário