sexta-feira, 17 de abril de 2015

SEVILLA 16-04-2015. 2º DE FERIA ABRIL. UNA OREJA PARA ANTÓNIO NAZARÉ. / POR: U.T.A.A.- SEVILLA.


ANTÓNIO NAZARÉ UNA OREJA
CRÓNICA: UNION TAURINA DE ABONADOS Y AFICIONADOS DE SEVILLA.

SEVILLA, 16 DE ABRIL DE 2015. TOROS DE FUENTE YMBRO PARA ANTONIO NAZARÉ, ARTURO SALDÍVAR Y JAVIER JIMÉNEZ.

DE TOROS DESAPROVECHADOS A LA BANDA DEL EMPASTRE

         Los toros de esta tarde de Fuente Ymbro están a medio camino entre los “medios toros” de las ganaderías preferidas por los ausentes más Manzanares y aquellos toros de encastes minoritarios que exigen más lidia que toreo.
         Quizás nos explicamos el porqué estos toros no se anuncian con los ausentes mas Manzanares. Los que mandó Gallardo a Sevilla esta tarde, al menos, sin ser nada del otro jueves, han plantado más pelea en los caballos de lo habitual. Han llegado a la muleta pidiendo guerra, aunque unos más que otros. Destacó en positivo sobre todo el encierro el cuarto de nombre Turulato. Cumple en las dos varas y llega a la muleta dibujando dos cortijos por ambos  pitones. Repetía y repetía, cara baja, fijeza y transmisión. El lunar negro fue el quinto, tullido de las manos que debió ser devuelto y el presidente, muy terco, lo mantuvo en el ruedo. Se vio que no servia para nada. El resto de sus hermanos  exigían manos bajas, firmeza y mucho temple, cualidades que los toreros no tenían en su guión esta tarde.
         El mejicano Saldívar estuvo mal sin paliativos. Duda con las distancias, muleta a media altura, escaso temple, Por eso topó con el silencio, cómplice de fracasos en esta plaza.
         Nazaré ha tenido esta tarde su gran oportunidad de un triunfo grande y se ha quedado en cuarto y mitad. La oreja de Turulato sabe a poco. Un toro que hace el avión, Hocico por el albero y repetidor, requería más temple y cierta estética. Anduvo más bien desbordado por la gran calidad del toro. En el primero de la tarde estuvo en plan pegapases que no decían absolutamente nada.
         Javier Jiménez torea con esa gracia sevillana que llega a los tendidos. Debe tranquilizar su toreo. Las prisas nunca son buenas y los desarmes demasiados, aunque la banda del Empastre, perdón de Tejera, empuja con sus notas,  de nada le sirvió porque sus faenas tienen altibajos, alternando pases buenos con enganchones y aceleraciones.
         Resumiendo, que se fueron al desolladero más orejas de la cuenta. Cuando hay toros no hay toreros.

         Destacó Lipi en banderillas. 

Sem comentários:

Enviar um comentário