terça-feira, 6 de junho de 2017

MADRID 05-06-2017. FERIA DE SAN ISIDRO TRIUNFAR CON SU VERDAD FRENTE A UNA CORRIDA DE DOLORES AGUIRRE.

Triunfar en una corrida de toros no se puede medir sólo por el éxito cosechado, las ovaciones masivas, los despojos concedidos como premio por un público más o menos entusiasta e indocto. Triunfar es decir la verdad que uno tiene delante del toro que se la pide.

Rafaelillo sorteó los dos más peligrosos por fieros.
El parado Guindoso-22 y el agresivo Caracorta-10

Los toros de Dolores Aguirre pedían cosas complicadas y dispares. Listos por mansos, agresivos por encastados, fieros como el cuarto que intentó saltar las tablas en pos de Oliver y embistió a oleadas a la muleta de Rafaelillo, la nobleza no estaba incluida entre sus cualidades, no digamos la docilidad imperante otras tardes.
Caracorta-10 derribó por los pechos al caballo de Esquivel
quién no ahorró, como sus compañeros, los puyazos traseros barrenando

Los picadores apuntaban a romper el espinazo, mucho detrás del morrillo y recargando y escarbando sin ninguna consideración hacia la casta del toro, ni a la dignidad de su profesión, para desgastar cuanto antes las fuerzas de los toros. El propio Esquivel que viene de picar triunfalmente en Vic-Fezensac con cuatro varas a otro Dolores Aguirre, mechó indiscriminadamente en dos entradas los lomos del fiero Caracorta.

Alberto Lamelas condujo las embestidas de Burgalés II-36
 y Burgalés I-21 al que sacó buenos pases por el pitón derecho

En los pensamientos de muchos, si hubiéramos conocido la condición del toro, hubiéramos deseado que le tocara a Rafaelillo en el sorteo, quien reúne la capacidad, destreza y decisión necesarias para dominar la fiereza desatada.

Gómez del Pilar sorteó el mejor lote
al que realizó sendas faenas con algún muletazo de mérito

Pero como sus hermanos, Caracorta, se cansaba pronto de embestir, como se cansó el quinto de Lamelas que sólo obedecía por el pitón derecho o se aburrían los dos de Gómez del Pilar, el primero de los cuales, el más noble y flojo de la corrida, aguantó un poco más la faena plagada de derechazos, entre los cuales se incluyó alguno de mérito.
Vicente Yangüez "El Chano" recibe de Gómez del Pilar
el brindis de Burgalito-12, al que redondeó la mejor faena

Con la cabeza bien alta se fueron los tres matadores después de decir su verdad en una corrida complicada y por tanto entretenida. Rafaelillo  demostrando que donde otros se ahogan, él respira. Lamelas sin mengua de su valor y Gómez del Pilar en el inicio de una carrera que no estará exenta de toros complicados y a la que se enfrenta con armas demasiado mostrencas.
Los tres dijeron su verdad y eso, es triunfar. 
 Asistencia: 16.010 espectadores

Fotografías de Andrew Moore
Publicado en Opinión y Toros  por 

Sem comentários:

Enviar um comentário