quarta-feira, 6 de maio de 2015

ALBERTO LÓPEZ SIMÓN, ÁNGEL TERUEL Y LEONARDO SAN SEBASTIÁN EVOLUCIONAN FAVORABLEMENTE DE LAS GRAVES CORNADAS QUE SUFRIERON EN LAS VENTAS LOS DÍAS 2 Y 3 DE MAYO.

Pese al daño físico que sufrió y al tiempo que permaneció en el ruedo con la pierna sangrando el más feliz de los tres es Alberto López Simón, que resultó herido el 2 de mayo en la corrida Goyesca. El torero del barrio de Barajas, Madrid, vivió la cara y la cruz de la fiesta. Cortó una oreja a cada toro, pero no pudo salir a hombros junto a su compañero Morenito de Aranda a causa de la grave cornada que llevaba en la pierna derecha y de la que tuvo que ser intervenido en la enfermería. Alberto cuenta que era tarde muy importante en su carrera. "Vine muy responsabilizado, tanto para esta fecha como para la del próximo 24 de mayo, tenía que pasar algo para encarrilar la temporada y, bueno, la verdad es que me salieron las cosas. Afortunadamente hubo conexión con el aficionado y con el tendido". Admite  que "la presión" no le dejó "fluir" su toreo "de la manera que sé que puedo llegar a hacerlo". Explica que le le quedan muchas más cosas por decir en esta plaza: "Todavía Madrid no me ha visto pegar esos 10 ó 15 muletazos totalmente a gusto como yo tengo en la cabeza".
Confiesa que con la cornada grave y la hemorragia que le produjo el tercer toro al entrar a matar, permaneció en el ruedo para lidiar el siguiente gracias a "esa responsabilidad que produce estar en el ruedo más importante del mundo. Cuando uno toma la decisión de ser torero, de intentar abrirse camino y poder llegar a lo más alto, creo que se deben hacer esas cosas. Me entregué al máximo en todos los sentidos. En el momento que me pegó la cornada, no sabía cuánta gasolina me quedaba dentro y la energía que iba a tener. No sabía hasta dónde iba a llegar, lo que sabía es que no podía dejármelo dentro. Si tenía un mínimo de energía, la tenía que dejar en la plaza.  Desde que salió el toro, reuní toda la fuerza que necesitaba y, gracias a Dios, salió la cosa medianamente bien".
Respecto al juego que dio su lote de "Montealto", López Simón asegura que "fueron dos toros buenos para Madrid, tuvieron un punto de exigencia pero se entregaron. Los dos tuvieron cosas en común, si veían entrega en ti, ellos también se entregaban y, la verdad, que es lo más bonito que te puede regalar un animal, tener esa conexión con ellos y que palpes que si te entregas, ellos también se entregan a ti".   
Ángel Teruel fue el otro herido en el festejo que conmemoraba el día de la Comunidad de Madrid, el pasado dos de mayo. El madrileño se recupera positivamente de la grave cornada que le infirió el segundo de la tarde. "Me encuentro bien dentro de lo que cabe", explica, "animado y con ganas de ponerme bien lo antes posible, de estar pronto entrenando y mentalizado para los próximos compromisos. Fue una cornada profunda con bastantes destrozos y eso me impidió seguir la lidia". Teruel hace balance de su primera goyesca en Las Ventas "sentí cosas diferentes a otras tardes, fue una pena no haber podido continuar con mis toros, pero son cosas de toreros", admite. "Venía con mucha disposición y ya se vio en el quite por chicuelinas que hice. Con la muleta no pude hacer nada, me arrolló de mala manera y cuando me di cuenta ya tenía el pitón dentro".
Leonardo San Sebastián es el tercer herido de este pasado fin de semana y su evolución también está siendo positiva. El diestro guipuzcoano, que hacía su primer paseíllo en Las Ventas y además confirmaba la alternativa, explica sus sensaciones en un día tan especial: "cumplí un sueño, es una de las tardes con las que un torero sueña pero también de una gran responsabilidad. Llevo yendo a esa plaza desde niño y la verdad me impresionó mucho verla desde abajo como torero". Respecto al juego de sus dos toros "Carriquiri" afirma que fueron distintos, "el de la confirmación fue un toro muy parado y el segundo se movió un poco más, luego vino el percance y poco más se pudo hacer".
 Javier Bajo
Fotos: Álvaro Marcos 

Sem comentários:

Enviar um comentário