sexta-feira, 29 de agosto de 2014

¿ALGUIEN SE ACUERDA DE SAN SEBASTIAN? POR: RICARDO DÍAZ - MANRESA.




Bildu sigue uitlizando la plaza de toros de San Sebastián durante la Semana Grande para reirse de la fiesta taurina. ¿Han hecho los aficionados, o los toreros o las figuras alguna manifestación? ¿Han movido un dedo? ¿Algo que merezca la pena y sea efectivo?. El tiempo pasa y la poca afición languidece.

¿Alguien se acuerda de San Sebastián?
  • ¿Nadie? Donostiarras avergonzados o no ¡mirad a Colombia! Eso es defender el espectáculo taurino con una historia paralela porque el alcalde pétreo también fue terrorista. Se ve que les encanta matar y ver morir a las personas pero no, luchando, a los animales. Son muy humanos.
Ay, ay, queridos donostiarras, cómo os lo estáis dejando ir…Acordarse, acordarse, todo el mundo se acuerda. Que si eran las fechas, que si venían los toreros a la Semana Grande, que si Illumbe empezó muy bien por el gran Manolo Chopera (estando él nada malo hubiera ocurrido) y después fue a menos y no por culpa del pueblo en general (apartamos la parte podrida) ni de los antitaurinos, ni –digámoslo claro- de los terroristas. 

Fue de los taurinos que lo hicieron bastante mal, cada vez peor y no supieron defender lo suyo, vendieron e hicieron carteles poco atractivos. Hundieron la feria y rebajaron al mínimo el calor popular. O sea, se lo pusieron a huevo a los enemigos.

Acordarse, se acordarán sí los aficionados de la Bella Easo o los franceses que venían en tropel. Acordarse no es seguir buscando firmas, aunque sea positivo, y que la plataforma denuncie. Acordarse no es aceptar la dictadura de Bildu. Acordarse no es echar de menos las corridas de los días claves. Acordarse no es que llegue el día de la Virgen de Begoña y se quede vacía la tarde. Acordarse no es lamentarse.

Acordarse es luchar. Luchar a brazo partido cada uno de los días del año. Donostiarras : ¿lucháis?. Taurinos del mundo :¿lo hacéis?. Dar la cara es otra cosa que llorar sobre la leche derramada. Ni pensar que las elecciones de mayo lo pueden arreglar. ¿Qué ha pasado durante este tiempo?. Pues que los sepulcros blanqueados del PNV han tragado. Y que los aficionados se han callado. Y que nadie se ha plantado.

No sé de manifestaciones multitudinarias delante de la plaza ni en invieno, ni en verano, ni en la Semana Grande (ya bastante menos grande sin toros y con pantomimas en Illumbe) ni nunca. Ni de aficionados ni de toreros, ni de figuras ni de nadie. Una concentración de figuras habría atraído la atención nacional de la tele y de todos los medios informativos y desinformativos. Pero no están para eso…¡Dios mío, qué tropa!

Pero ni se hizo en Barcelona (la minireacción allí fue absolutamente vergonzosa), ni protesta nadie en La Coruña ni nadie lanza un grito cuando nos van quitando pedazos del cuerpo poco a poco.

¿Nadie? Donostiarras avergonzados o no ¡mirad a Colombia! Eso es defender el espectáculo taurino con una historia paralela porque el alcalde pétreo también fue terrorista. Se ve que les encanta matar y ver morir a las personas pero no, luchando, a los animales. Son muy humanos.

En Bogotá los novilleros están dando la cara y la salud con su huelga de hambre. Convocan manifestaciones ante la Santa María. César Rincón se está portando como lo que fue en los ruedos, como un león. Escribió una carta magistral de apoyo. Explicó lo que se jugaban. Lo defendió como hay que hacerlo. Está con ellos, allí, de la mano. del corazón.

¿Recuerdan algo parecido en Barcelona creyendo que el PSOE (ja,ja) iba a arreglarlo y después se quedaron de piedra tras la puñalá socialista?. Tan de piedra que, desde entonces, la taurinada no ha movido un dedo, salvo el héroe Luis María Gibert, que entregó su dinero, su tiempo, su entusiasmo, su dinero, su salud y hasta su vida luchando para que volvieran los toros a su querida Barcelona. Bendita sea su memoria.

¡Viva Colombia, Rincón, su afición, sus novilleros y su ejemplo!. Y seguimos sintiendo vergüenza de San Sebastián. Sólo oigo lamentos e incluso piden ayuda los que heredaron monárquicamente, por sangre, el imperio del gran e inolvidable don Manuel, sin saber como ocurre con todos los herederos si valían. Ayuda ahora para Bilbao, muerta San Sebastián y con pulmonía Vitoria. ¡Aprended de Colombia, coño, aprended de ellos! Luchad. Defended lo vuestro que es lo nuestro tanto como de vosotros o más.

Y no olvidéis que San Sebastián fue el santo más banderilleado de la historia. Nadie nunca recibió tantos dardos en su martirio. Me quedé de piedra cuando mi hijo mayor lo interpretó una vez y la de flechas simuladas que le pudieron poner en el cuerpo.

Santo taurino. Pedidle que lo arregle él si vosotros, donostiarras, no os atrevéis, o no queréis ni podéis.
Dormiros, seguid pasando, y esperad al pueblo en las municipales próximas. En mayo hablamos.

Sem comentários:

Enviar um comentário