quarta-feira, 3 de setembro de 2014

POLÍTICA Y TOROS: GRAVÍSIMA Y INQUIETANTE SITUACIÓN / POR: J.A. DEL MORAL.



¿qué decir del Tribunal Constitucional, el anterior y el vigente, que tiene metido en un cajón desde hace mucho tiempo el recurso contra la disposición del Parlamento Catalán y, por lo visto, va a seguir encerrado bajo siete llaves hasta sabe Dios cuando?


Política y toros: gravísima e inquietante situación
  • si el nuevo partido, “Podemos” con sus derivados y, Dios no lo quiera, las formaciones dispuestas a aliarse con ellos, buscando coaliciones que sumen una mayoría suficiente para poder gobernar, las corridas de toros peligran de extinción como pocas veces hayan peligrado.
02/09/2014.- Cada vez que me meto en los temas de la política aunque solamente sea en su relación con la Fiesta Nacional y digo Nacional porque siempre lo fue y lo sigue siendo hasta ahora pese a que las políticas de algunos partidos hayan conseguido terminar con las corridas de toros en una región autonómica, Cataluña, y en una ciudad, San Sebastián, saltan indignados alguno de mis lectores aficionados de credo coincidente con los prohibicionistas, diciéndome que esto no es lo mío y que mis opiniones no dejan de ser propaganda en contra de los partidos a los que pertenecen o son simpatizantes y los votan en las elecciones.

Pues sin que en mi ánimo anime tal intención, vuelo a meterme en política porque, tras las últimas encuestas aparecidas en la prensa nacional – El Mundo y La Razón últimamente – constato lo siguiente: Que si el nuevo partido, “Podemos” con sus derivados y, Dios no lo quiera, las formaciones dispuestas a aliarse con ellos, buscando coaliciones que sumen una mayoría suficiente para poder gobernar, las corridas de toros peligran de extinción como pocas veces hayan peligrado.

Por el momento ahí está la amenaza porque “Podemos” lleva en su programa la prohibición de celebrar festejos taurinos donde puedan gobernar. En solitario o en compañía de otros. Y es que esos otros, Izquierda Unida, los nacionalistas y, no digamos, los partidos etarras que, nunca olvidemos, gobiernan ya en una ciudad, en algunas diputaciones y en muchos pueblos del País Vasco y de Navarra gracias al desgobierno de Zapatero, ya hemos visto lo que hacen cuando en los sitios donde bastaba su oposición para que los toros no desaparecieran de sus respectivas faces territoriales, no dijeron ni pío y dejaron hacer…


Pero ya que acabo de escribir del “dejar hacer”, ¿qué decir del Tribunal Constitucional, el anterior y el vigente, que tiene metido en un cajón desde hace mucho tiempo el recurso contra la disposición del Parlamento Catalán y, por lo visto, va a seguir encerrado bajo siete llaves hasta sabe Dios cuando? Si ya lo hubieran rechazado como era y es su obligación, los catalanes que todavía mandan allí, al menos sabrían que su prohibición carece de legitimidad y, más pronto que tarde, las corridas de toros volverían a celebrarse en la Monumental de Barcelona.

Dicen los analistas más avezados de la política que, a la vista de las encuestas recientemente publicadas, en las próximas elecciones municipales y autonómicas, “Podemos” logrará gobernar en muchos pueblosy, posiblemente, tendrá gran influencia en no pocas ciudades, regiones autónomas y quizá el poder total en alguna de estas últimas.
Pues ya lo saben y quedan seriamente advertidos los aficionados que viven en los pueblos, ciudades y regiones en donde la prohibición de celebrar festejos taurinos puede ser absolutamente real. Que si les votan, aunque estén seriamente “indignados”, se quedaran sin toros en sus fiestas. Así de simple y así de tremendo.

Lo que no me explico es que la profesión taurina en su conjunto no haya reaccionado todavía. Recientemente escribí, publiqué e hice llegar a no pocos empresarios una advertencia parecida. Concretamente, a alguno de los implicados en la empresa gerencial de Las Ventas. Les dije que tendrían que intentar prorrogar el actual periodo de mandato para que, si llegara el caso, puedan ejercer sus derechos judicialmente. Pues ni sé nada o no me lo han dicho.
Da pena comprobar que, mientras el peligro de extinción de los toros en muchos lugares de España está llamando con fuerza a muchas puertas, algunas figuras importantes del toreo anden a la gresca entre ellos cuando no tratando llevar el agua a sus particulares molinos con campañas ridículas que “venden” como excepcionales e intentado que no queden frustradas sus intenciones de mandar en todo y hasta en quitar para poner empresas cercanas a sus intereses de apoderamiento – mexicano, por cierto – y en dominar a su antojo la opinión de la prensa critica mediante toda clase procedimientos sin que falten los económicos. No solo da pena. Da hasta miedo. Y lo da porque es verdad…

Las últimas corridas en Barcelona y en San Sebastián

Sem comentários:

Enviar um comentário