sábado, 27 de maio de 2017

Pinto (Madrid), dividido por los toros




















El ambiente que caldearon las redes sociales durante las semanas previas al pleno se afianzó a las puertas del ayuntamiento el día 25 de mayo. Media hora antes de que comenzara el pleno, en la cola ya se observaban cantidad de carteles y camisetas con el hashtag #TorosSÍ y se podía apreciar el ambiente “participativo” de los vecinos. El primer encontronazo tuvo lugar poco antes de que las puertas se abrieran a los impacientes activistas.
Dieron las seis de la tarde y la policía que contenía  los ansiosos ánimos de la gente abrió las puertas del Ayuntamiento. No dio tiempo apenas a entrar a prensa y público cuando los gritos y las protestas inundaron todo el edificio. La sala estaba llena y antes de que el alcalde tuviera la ocasión de mediar palabra, el sonar de “Toros sí, toros sí” se apoderó de todo el protagonismo. Las pancartas mostraban lemas taurinos y animalistas que se mezclaban entre los sonidos de silbatos, bocinas y gritos.
La sala ya estaba vacía, pero ahora la disputa se trasladó a los escaños. El Partido Popular había emplazado dos carteles pro-toros en sus escaños, y Sánchez pidió repetidas veces a la concejala popular Rosa Ganso que retirara los carteles, ya que no está permitido colocar ningún tipo de ellos ante los escaños. La discusión se acaloró cuando Ganso increpó al grupo de Ganemos que otras veces ellos habían colocado carteles, como cuando defendían a Alfon o Bódalo, pero estos se defendieron aclarando que siempre que lo habían hecho los habían retirado.
El PP se negó a quitar los carteles y decidió abandonar el pleno. Cuando los concejales populares salían por la puerta, el concejal de Recursos Humanos- Daniel Santacruz- gritaba “¡Cobardes! ¡Julio, os habéis lucido!” Acto seguido, el alcalde se levantó para ir hasta donde se encontraba el cartel, lo cogió y, arrugado, lo tiró a la basura. A continuación, el PSOE también se marchó de la sala, indignado por lo ocurrido y por la falta de comunicación entre los representantes de los partidos y de mediación del alcalde.  
La situación no se presentaba favorable para comenzar el pleno debido a la falta de participantes políticos y del público, hecho por el cual todos los presentes decidieron realizar un receso. Por su parte, la concejala de Ciudadanos, Juana Valenciano,  intentó que el PSOE volviese al pleno para poder votar la cesión de los terrenos para realizar el apeadero de la Tenería. La imagen de los concejales de Ganemos y Ciudadanos buscando a personas del PSOE por la plaza fue, cuanto menos, pintoresca.
Mientras tanto, los acontecimientos que tenían lugar en la plaza del Ayuntamiento no eran del todo pacificadores. Con dos bandos claramente divididos, uno a cada lado de la plaza y en medio la policía, la tensión iba creciendo. Por un lado se encontraban, con sus pancartas, los defensores de la fiesta tradicional que, según declaraciones de ellos mismos, era algo que habían vivido y sentido durante toda su vida. En el otro lado, las personas que estaban en contra del maltrato animal y de esta fiesta no sabían cómo manejar la situación y el aluvión de ataques verbales que cayó sobre ellos. 
Hablando con la gente, el 90% de esos testimonios tenían la misma tesis: lo que había sucedido esa tarde en el consistorio era una auténtica vergüenza, y lo peor de todo era “que el pueblo de Pinto se encontraba dividido como nunca antes lo había estado” por este motivo.
Volviendo a la sala donde, por fin, parecía dar comienzo el pleno ordinario del mes con la presencia de Ganemos, PSOE y Ciudadanos, se comenzaron a aprobar los diversos créditos para que los consejos sectoriales pudieran desarrollar proyectos dentro de la iniciativa de Presupuestos Participativos. También salió adelante el expediente sancionador a la UTE Valoriza Gestiona, destinar viviendas de propiedad municipal a emergencia social y a Ayuda social y la personación como acusación particular en el Caso Lezo, relativo al Canal de Isabel II. También se aprobaron las mociones de Ganemos Pinto como la relativa a solicitar a la Comunidad de Madrid una financiación suficiente para las escuelas municipales de música y danza, la promoción de la escolarización exclusiva y contra la disposición adicional en los presupuestos generales.
Tras un vergonzoso espectáculo de prepotencia y falta de educación, los dos grupos se disiparon devolviendo a la Plaza del Ayuntamiento su habitual calma.
 Por: Raquel Martín y Guillermo Rodríguez

Sem comentários:

Enviar um comentário