sábado, 27 de maio de 2017

Madrid. Ferrera y Escribano reciben el I Trofeo "Héroes del Toreo" del Círculo T. A. Dinastía Bienvenida




Antonio Ferrera apuntó que la cualificación heróica que se le atribuye 
a los toreros, quizás sea por ser consecuencia de sus actuaciones 
públicas y programadas, pero que, sin embargo, está convencido que 
los auténticos héroes son los que no se ven, los anónimos, los que 
en silencio y día a día, se sacrifican por los demás.



Dinastía Bienvenida blogspot
Madrid, 25 de Mayo de 2017

La reivindicación de la heroicidad implícita en el ejercicio del arte del torear 
ha calado hondo en el ánimo de los asistentes al acto de entrega del trofeo 
instituido por el Círculo Taurino Amigos de la Dinastía Bienvenida,
 "Héroes del Toreo", y que ha recaído en esta primera edición a los
 matadores Antonio Ferrera y Manuel Escribano como toreros genuinos 
portadores de este atributo.



Al término de un almuerzo en el Gran Hotel Velázquez, de la capital de 
España, se celebró el ofrecimiento a los premiados en un brillante acto
 presentado y moderado por Juan Lamarca, vicepresidente 1º del
 C.T.A.D.B., que comenzó disculpando la ausencia de Miguel Mejías
 "Bienvenida" por un contratiempo de última hora al tiempo que se 
congratulaba por la reaparición del presidente de la asociación bienvenidista,
 el mejorado don Fernando Claramunt.



Juan Lamarca, se lamentó de las lamentables circunstancias sociales, 
mediáticas y políticas que contribuyen con su adoctrinamiento anti
 taurino al menosprecio del toreo y a la erosión del prestigio de sus intépretes,
 los toreros. Añadió que en una época pasada, en una España algo más 
decente que la actual, qué niño no soñó alguna vez con ser torero y tratar de
 parecerse a sus ídolos vestidos de luces en aquellos años donde se 
estimaba como heroicidad el enfrentarse al toro bravo generando la natural 
ejemplaridad y admiración en el común de los españoles. Es por ello, con la
 intención de recordar y resaltar la actitud heróica en la corrida, prosiguió,
 por lo que el Círculo Bienvenida acordó crear este premio y otorgarlo a lo
 matadores Antonio Ferrera y Manuel Escribano por su dignísima trayectoria
 profesional ante reses íntegras de ganaderías encastadas, frente a las cuales 
la expresión "jugarse la vida" adquiere su real y mayor dimensión. 
Además le ejemplaridad de esto toreros en su afán de superación humana
 ante la adversidad y de gravísimos percances que les obliga a largos períodos
 de sufrida recuperación para reaparecer con mayor ánimo e ilusión, les hace
 objeto de la mayor admiración y respeto y del reconocimiento a su 
contribución al mantenimiento de la Fiesta en alto grado de credibilidad y
 prestigio muy necesario en estos momentos.

El incombustibe "periodista de EFE", Juan Miguel Núñez, hizo una espléndida 
glosa de los méritos de los premiados, ofreciendo una auténtica disertación 
sobre la excepcionales y respectivas trayectorias de Ferrera y Escribano, sin
 olvidar mencionar aspectos emotivos y entrañables de ambos.

A ello también se sumó el extremeño Primitivo Rojas, la voz de la radiodifusión española y
del cinenacional, que recitó a los heróicos toreros un magnífico poema a ellos dedicado.


Los trofeos fueron entregado por dos personalidades dignas del mayor aprecio 
por su bondad personal, y por su permanente apoyo en el plano social y 
cultural a la Fiesta de los toros. Manuel Escribano lo recibió de manos de
 Fernando del Arco de Izco, presidente del capítulo de Barcelona del 
C.T.A.D.B., y a Antonio Ferrera se lo entregó Manuel Torres presidente 
de Gráficas Taurinas MT, de Baeza, artífice de las Jornadas taurinas más
 importantes del calendario español y promotor de la Corrida del Renacimiento
 de esa bella ciudad jienense patrimonio de la humanidad por su riqueza 
monumental e histórica.


Las palabras de Ferrera y Escribano fueron acordes al sentido trascendente del
 objetivo del premio recibido y de su justificación a través de los distintos 
intervinientes referidos. Con toda modestia afirmaban no sentirse como tales
 héroes sino que de la forma más consecuente y natural se juegan la vida de ese
 modo en atención a sus respectivos principios y valores que sustentan la firme
 y gallarda decisión de interpretar el toreo ante los conocidos y "rabiosos" hierros.


Es más, Antonio Ferrera apuntó que la cualificación heróica que se le
 atribuye a los toreros, quizás sea por ser consecuencia de sus
 actuaciones públicas y programadas, pero que, sin embargo, está
 convencido que los auténticos héroes son los que no se ven, los 
anónimos, los que en silencio y día a día, se sacrifican por los demás.


Por último, el aficionado salmantino, Diego Núñez, bienvenidista de 
familia, y coleccionista de obra taurina donó un cuadro con una pintura 
de Antonio Bienvenida, con destino al Museo Taurino de la localidad
 pacense de Bienvenida (Badajoz).

Finalizado el acto y de forma imprevista y espontánea "saltaron al ruedo"
 Manolo Torres y Lope Morales, fundadores de la Federación Taurina de
 Jaén, para imponerle a su paisano de Úbeda, Juan Lamarca, la Insignia
 honorífica de su entidad. Tras lo cual se ofrecieron saludos y 
abrazos con los espadasAntonio Ferrera y Manuel Escribano, por parte 
de los asistentes entre los que se encontraban, numerosos amigos y socios
 de Venezuela, México, y Perú.









Aplausos de bienvenida al reaparecido don Fernando Claramunt

Sem comentários:

Enviar um comentário