sábado, 18 de fevereiro de 2017

TLAXCALA (MÉXICO) 17-02-2017 PABLO HERMOSO UNA OREJA - RAFAEL ORTEGA TRES OREJAS Y LOSÉ LUIS ANGELINO CUATRO OREJAS.

Fotos Juan Andrés H. Mendoza
 Plaza de toros Jorge “Ranchero” Aguilar (TLAXCALA). FECHA. 17 de febrero de 2017

ENTRADA: Lleno.

RESEÑA: Pablo Hermoso de Mendoza (oreja y silencio); Rafael Ortega (oreja y dos orejas); y José Luis Angelino (dos orejas y dos orejas)

GANADERIA: Toros de Fernando de la Mora (1), Rancho Seco (4) y Piedras Negras (2, 3, 5 y 6).

CABALLOS UTILIZADOS:

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 74, 505 Kg, de nombre Cafetero: De salida FUNCHAL (2 rejones de castigo); en banderillas BRINDIS (2 banderillas) y DALI (2 banderillas); y para el último tercio CASQUINHAS (tres cortas y un rejón de muerte).

Segundo toro de la Ganadería de Rancho Seco, número 142, 480 Kg, de nombre Naufrago: De salida ALQUIMISTA (2 rejones de castigo); en banderillas JANUCA (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio CASQUINHAS (tres cortas y tres rejones de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS:  DISPARATE, CAYENA Y D’ARTAGNAN.

COMENTARIOS. Hacía casi diez años (se cumplirán este próximo octubre) que Pablo Hermoso de Mendoza no actuaba en la plaza de Tlaxcala, una de las de más tradición y de las antiguas de la República Mexicana. Esta era su quinta tarde en este coso, donde no se ha prodigado mucho, quizás por su pequeño aforo ante la cercana y Monumental de Apizaco que es donde las empresas han llevado con más asiduidad al jinete.
Quinta actuación que servía para romper un empate entre salidas a hombros y salidas a pie y que en esta ocasión se decantó a favor de estas últimas, ya que el jinete navarero solamente obtuvo un trofeo.
Oreja que obtuvo de un primer astado de Fernando de la Mora que fue muy cambiante en su devenir. Un inicio desinteresado, muy soso en las pocas evoluciones que mostraba ante FUNCHAL y sobre todo muy parado. No le cambió el primer rejón de castigo colocado con eficacia más que con brillantez, por la nula embestida del toro. Sería el segundo rejón el que lo calentó y lo enrabietó para sacar lo bravo que tenía dentro y así lucirse en la embestida y permitir que se luciera FUNCHAL lidiando con la bandera en dos pasadas muy toreras. Emotividad que seguiría en alza con BRINDIS, cuando el tordo lo llevaba de costado, ceñido a la cola y el toro obedecía. En los embroques BRINDIS tenía que llevar mucho porque el toro le esperaba y no daba el paso necesario. Eso dio más emoción a los embroques y mucha más justeza. Seria DALI el recambio y el alazán tiró de experiencia para echar de su lado a los tendidos. Comenzó con banderilla en lo alto para rematar la salida con piruetas a las que al principio el toro no acompañaba, pero en las que luego apretó al caballo al máximo. Llegaron mucho a los tendidos la manera de citar de DALI, mostrando los curtos traseros y llamándolo con la cola. Para cerrar, Pablo debutó a un hijo de GALLO, al que de momento llamaremos CASQUINHAS y con el que colocó las banderillas cortas girando muy bien sobre el toro, si bien en la tercera el astado ya se estaba rajando y tuvo que tirar de él rompiendo esa posible continuidad entre los palos. Pasó muy bien el caballo a la hora de matar y Pablo dejó un rejón casi entero en todo lo alto que fue suficiente y que le otorgó la primera oreja desde el palco.
Su segundo toro de la ganadería de Rancho Seco no fue para nada colaborador. Sin fijeza, fue ALQUIMISTA el encargado de pararlo de salida y el toro no puso nada de su parte en este tercio. Fue el caballo quien dibujó una pasada toreando con el pecho que fue una pura pintura por su expresión y su forma de recibir al toro. La sorpresa de la noche fue JANUCA, un caballo que permanecía en México desde la temporada pasada y que hizo un gran toreo con el pecho, citando siempre de frente y vaciando la embestida de un toro, que como decimos no fue fácil en ninguna de las evoluciones. El caballo bayo completó una gran lidia y siempre superó con nota los embroques. DONATELLI también lució, pero no lo pudo hacer a su habitual nivel porque el toro le cortaba mucho la salida, atacando siempre con ventaja. El caballo tiró de habilidad y de destreza en las piruetas para vencer esas dificultades. Quien peor lo pasó fue el novato CASQUINHAS a quien le costó colocar las banderillas cortas a un toro parado y que se defendía, acrecentándose las complicaciones con la hoja de peral.
PABLO HERMOSO UNA OREJA

Sem comentários:

Enviar um comentário